El agua mineral natural del manantial Fuentes de Lebanza, fue declarada tal, por Orden del 20 de junio de 2006 de la Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León.

Fuentes de Lebanza es un agua mineral natural con un legendario origen en el valle de Lebanza.

Hace cientos de años que el manantial de La Cueva vierte un agua pura y equilibrada, procedente en esencia de las nieves y hielos de las altas montañas. En un entorno en calma y especialmente protegido.

Su origen, en un espacio de alto valor ecológico, con una naturaleza de gran biodiversidad. Un sistema de bosques con fauna salvaje de gran valor ecológico. Un lugar protegido por la normativa del Parque Natural de la Montaña Palentina.

El manantial La Cueva donde brota el agua se encuentra en el lugar donde su nombre indica, en Lebanza. Un pueblo de montaña, en el corazón del Parque Natural “Fuentes Carrionas, Fuente Cobre y Montaña Palentina”, más precisamente en la denominada zona osera, en donde habita el 2º núcleo de osos más importante de la península ibérica.  Según las propias autoridades del Parque, la existencia del oso pardo es un indicador biológico de primer orden que demuestra la riqueza natural y la pureza del ambiente en donde se ubica el manantial.

El nombre de Lebanza de origen celta significa; “Lugar de abundantes riachuelos que provienen del deshielo”.

MARCA NATURAL

Garantía de origen en un espacio natural protegido y el desarrollo continuado de compromisos medioambientales. Trabajando bajo criterios de desarrollo sostenible. Este sello se otorga a los productores que se originan dentro de la Red de Espacios y Parques Natuarales de Castilla y León.

La calidad y pureza

Su origen en los neveros del valle de Lebanza, garantiza su naturaleza equilibrada, vital y pura.  El manantial se encuentra en un relieve elevado, a 1.400 m. de altitud, constituido por materiales pertenecientes al Paleozoico Inferior (408-438 millones de años).

Es en su perfecto equilibrio de minerales donde el agua de Lebanza revela sus relaciones con en el sistema geológico de la montaña palentina. Su excelente calidad proviene del sistema natural donde se origina. Su fórmula química original se debe a su paso por la roca madre, su aspecto brillante y su fino sabor suave, es gracias a que reposa sobre cuarzo en la profundidad de la montaña, antes de ser alumbrada en el manantial La Cueva a 8 grados durante todo el año.

Su origen en el corazón del Parque Natural garantiza su pureza, y ausencia de contaminantes que perjudiquen la salud. Y su discurrir en las profundidades del acuitardo le otorgan concentraciones de bioelementos necesarios para la salud y constituye un filtro natural de gran eficacia que garantiza su calidad.

La constitución básicamente silícea de los materiales geológicos que conforman el acuitardo también realiza, durante varios kilómetros, una eficaz función filtrante. Otros silicatos y carbonatos presentes en dichos materiales aportan el leve carácter cálcico magnésico y los oligoelementos que incorpora el agua. Lo que hace que Fuentes de Lebanza sea tan equilibrada y adecuada para el metabolismo humano y tenga una cata y un paladar inmejorable.

Además de la seguridad del confinamiento hidráulico del acuífero, un adecuado perímetro de protección preserva el agua mineral natural. Así Fuentes de Lebanza se mantiene sin actividades que suponga un riesgo potencial de contaminación. Continuos análisis internos y externos proporcionan un seguimiento real de la calidad química y bacteriológica.

Su pureza ha sido reconocida por la Red de Espacios Naturales de Castilla y León.